Nutrición Celular Activa

Todos hemos oído hablar de los beneficios de una buena alimentación, del potencial de las frutas y verduras, del peligro de las grasas, pero por ejemplo:

¿Sabías que una cena aparentemente saludable puede provocar un aumento del dolor articular? ¿Qué pensarías si alguien te comenta que la pasada noche cenó un filete de ternera a la plancha con una ensalada detomate? Probablemente que fue una buena y sana elección. Tanto la carne de ternera como el tomate son alimentos que contribuyen a una acidificación de la sangre, proceso  que aumenta la producción de sustancias  que desencadenan la inflamación.

LIMBIC-BABY_9073.jpg

Este es sólo un ejemplo de cómo nuestra alimentación está directamente relacionada con determinados síntomas (dolor articular, cansancio crónico, insomnio, trastornos digestivos, ansiedad, entre otros) y  enfermedades (trastornos cardiovasculares, trastornos articulares, migraña, enfermedades autoinmunes y cáncer , entre otros).

En general nuestra dieta es rica en grasas artificiales y desnaturalizadas, en proteínas cárnicas, en azúcares, y en alimentos refinados y manipulados; a su vez, es una dieta escasa en frutas y vegetales. Este tipo de alimentación genera déficits de nutrientes esenciales, como los ácidos grasos poliinsaturados, las vitaminas, los minerales y los oligolementos.

En LIMBIC SALUD a través de la Medicina  Ortomolecular (Nutrición Celular Activa), ayudamos al mantenimiento de una salud óptima,  y tratamos las enfermedades ajustando la dieta y los nutrientes a las necesidades de cada persona.

La Medicina  Ortomolecular tiene sus fundamentos en la biología molecular y en la bioquímica, pero su visión de la salud es global. Su finalidad es conseguir el equilibrio bioquímico que necesitan las células, a través de una buena alimentación y el aporte adecuado de suplementos (vitaminas, oligoelementos, antioxidantes, entre otros).

Los suplementos dietéticos y las pautas nutricionales que se recomiendan en cada caso, dependen de los resultados de una evaluación personalizada en la que se estudia posibles déficits nutricionales,  qué alimentos pueden ser beneficiosos, cuáles contribuyen a desencadenar o mantener una patología, cómo tomarlos y cómo combinarlos, todo ello para que la alimentación, además de nutrir, sea terapéutica.