EMDR es una Terapia Basada en la Evidencia.

Es un honor publicar en nuestro blog la carta que el Dr Miguel Angel Santed ha enviado a nuestra asociación EMDR España al hilo de las listas no oficiales que pretenden advertir del peligro de las pseudoterapias. Sus palabras nos alivian y su currículum y su profesionalidad nos acompañan. ¡Gracias Dr. Santed!

Estimados colegas de la Asociación EMDR:

Permitidme unas notas para salir al paso al respecto de la inclusión de EMDR en algunas listas de pseudoterapias que han aparecido estos últimos días en algunos medios de comunicación y redes sociales. Dichas listas, supuestamente, habrían de servir como instrumento para que el Ministerio de Sanidad, Consumo y Bienestar Social, junto con el Ministerio de Ciencia, Innovación y Universidades impidan, mediante las correspondiente normativas, que en los centros sanitarios públicos y privados se utilicen dichas terapias, así como para impedir la presencia de cursos de distinto tipo en las universidades.

En primer lugar, es preciso aclarar que se trata de listas no oficiales y no publicadas por los ministerios, sino listas que corren por las redes.

En segundo lugar, y por lo que respecta a la presencia de EMDR en alguna de dichas listas, todo podría resumirse en el aforismo “la ignorancia es muy atrevida” (por no suponer mala voluntad). En cualquier caso, creo que es conveniente añadir algunas otras cuestiones para dejar claros algunos aspectos.

El movimiento de Terapias basadas en la evidencia (TBE) surgió en los años 90 en EEUU como un movimiento metodológico (no teórico) que pretendía hacer visible qué intervenciones (médicas, psicológicas, etc.) contaban con respaldo científico frente a otras que no contaban con ese respaldo, bien porque no habían sido investigadas o bien porque, habiendo sido investigadas, no habían mostrado eficacia. Fundamentalmente, tal demostración proviene de ensayos controlados (a ser posible aleatorizados) y estudios de meta-análisis. Como resultado de todo ello, las intervenciones que cuentan con respaldo científico figuran, con distintos niveles de recomendación, en las denominadas “Guías de tratamiento” o “Guías de práctica clínica” que editan las más importantes asociaciones y organismos científico-profesionales y gubernamentales del mundo.

Pues bien, EMDR se honra, desde sus comienzos, de pertenecer a ese movimiento de TBE y los resultados científicos, obtenidos durante décadas de investigación, dejan bien a las claras (a juzgar por los meta-análisis y las Guías de tratamiento) que EMDR es una terapia de elección para el Trastorno de estrés postraumático (TEP).

Es preciso señalar que puesto que muchos de los cuadros psicopatológicos que se definen en las nosologías actuales se asocian, en mayor o menor grado, a trauma psicológico, están proliferando muchos estudios sobre la eficacia de EMDR en muy diversas patologías, además de en TEP. Así pues, en la medida en que el trauma constituya un factor común (transdiagnóstico) a diversas patologías, es de esperar que EMDR se consolidará como terapia eficaz para su abordaje, como parece que ocurrirá a juzgar por los resultados que se están obteniendo hasta el momento.

Así pues, además de que debemos estar absolutamente tranquilos por lo que respecta a nuestros avales científicos, también debemos estar confiados por lo que se refiere a nuestra capacidad de influencia a la hora de mostrar a los Ministerios, de manera preventiva, que llegado el caso, si es que dichas listas llegan a publicarse oficialmente, EMDR no debe figurar en ellas.

En ello estamos trabajando con serenidad, firmeza y confianza en EDMR y en nosotros mismos.

Un cordial saludo,

Prof. Dr. Miguel A. Santed

*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*

El profesor Santed es Licenciado (premio fin de carrera) y Doctor (premio extraordinario de Doctorado) en Psicología. Es Psicólogo Especialista en Psicología Clínica; y Clínico EMDR. Profesor de Psicopatología y Psicología Clínica en la Faculta de Psicología de la UNED y director del Máster de Psicoterapia con EMDR (UNED). Ha sido Decano de la citada Facultad (2010-2018) y Presidente de la Conferencia de Decanos y Decanas de Psicología de las Universidades Españolas (2016-2018). Ha publicado alrededor de 100 artículos científicos, varios libros y capítulos de libros, dirigido una decena de tesis doctorales y participado en varios proyectos de investigación competitivos. Ha pertenecido a distintos comités de honor y comités científicos de varios congresos científico-profesionales, y forma parte de distintos consejos editoriales de revistas científicas. Recientemente, recibió la mención del honor del Colegio Oficial de Psicólogos de Madrid.

¿QUÉ PUEDO HACER SI MI HIJO SUFRE ACOSO ESCOLAR (BULLYING)?

El pasado 2 de mayo del 2018 fue el día mundial contra el bullying. El bullying hace referencia al acoso físico o psicológico al que un estudiante, o un grupo de estudiantes, somete a otro/s  estudiante/s. 

Podemos diferenciar tres actores en el escenario del bulliyng, por un lado el acosador o maltratador, por otro quien sufre el acoso, o la víctima, y finalmente el espectador, quien presencia este acto y que en muchas ocasiones es un observador pasivo. Es posible que pensemos que  el acoso escolar es algo que ha ocurrido siempre, sin embargo el acoso escolar no es un acto baladí, ya que puede causar un profundo impacto psicológico y emocional en cada uno de las formas de participación anteriormente mencionadas (maltratador, víctima, espectador). 

¿Por qué ocurre el acoso escolar? Existe una expresión muy conocida: “los niños son crueles”, y aunque no es cierta en cuanto a su contenido, sí nos da una idea de cómo los niños y niñas, pueden tener dificultades en comprender la necesidad de respetar a otras personas; pueden carecer de las habilidades sociales y el autocontrol necesarios para la convivencia. Esto ocurre porque son personas en estados evolutivos inmaduros, pero, sobre todo, por los ejemplos y modelos que adquieren del mundo que les rodea, es decir, de la sociedad y de la familia. En un ejemplo claro y simple: un niño cuyo entorno presenta algún tipo de violencia no entenderá que ser un "matón" está mal, ya que en su familia los adultos se gritan y discuten a menudo. Puede que te sorprenda lo que estás leyendo, y pienses que gritar cuando se discute es una conducta normal. Y puede que tengas razón si consideramos que normal significa que lo hace mucha gente, sin embargo, no la tienes si crees que gritar no es violento. 

 El acoso escolar genera un profundo sentimiento de aislamiento

El acoso escolar genera un profundo sentimiento de aislamiento

También es posible que un/a  niño/a  se comporte acosando a uno de sus compañeros/as como expresión de su malestar ante un entorno familiar poco afectivo, o quizás esté muy presionado para que tenga éxito en sus actividades. Sea cual sea la causa, lo cierto es que estos niños deben entender que su conducta es inadmisible y que existen otras formas de canalizar sus frustraciones. No solo la víctima del acoso escolar necesita ayuda. También el niño/a que agrede necesita ayuda.

En cuanto a las víctimas pueden presentar ansiedad, evitación de las clases, absentismo escolar, deterioro del rendimiento, y serios síntomas depresivos. Es importante resaltar que los síntomas depresivos en la infancia no son los mismos que aparecen en la vida adulta,  y muchos de los síntomas físicos (dolores de cabeza, de barriga, molestias digestivas, problemas respiratorios, dificultades para dormir, pesadillas) en algunos niños pueden esconder problemas otro tipo de problemas, entre ellos el acoso. También existe ciertos signos que nos pueden ayudar a identificar el bullying, por ejemplo si nuestro hijo/a regresa del colegio con su ropa rota, o sus libros dañados o sin alguna de sus pertenencias. Obviamente, la presencia de heridas, moretones o cortes que no tienen explicación aparente o verosímil, pueden ser indicadores de acoso en la escuela. 

Lo ideal ante el acoso es, como siempre, la prevención. Esta debe surgir desde los diversos agentes implicados en el cuidado y desarrollo de los más pequeños, es decir, la familia, los docentes y los centros educativos. Existen potentes y numerosos modelos de intervención para prevenir y detener el acoso escolar, pero en este artículo nos interesa más explicar qué podemos hacer si sabemos o sospechamos que nuestro hijo o nuestra hija sufre acoso en la escuela. 

En caso de sospecha, la mejor manera de averiguarlo es buscar un momento pausado y realizar algunas preguntas sobre qué hace nuestro hijo/a en el colegio. Preguntas como: ¿Qué haces a la hora del recreo? ¿Juegas con otros niños/as o prefieres jugar solo? ¿y eso, cómo es que prefieres juagr sola? , ¿Hay alguien en tu clase que no te guste?, ¿Has visto a algún niño/a molestar a otro/a? ¿Te ha pasado algo parecido?, ¿Con qué tipo de cosas te han molestado?, ¿Lo han hecho porque no te gusta hacer las cosas que ellos hacen? ¿qué cosas hacen ellos? Y mientras, ¿qué hacías tú?, ¿Hace cuánto tiempo está pasando esto?, ¿Alguna vez se lo has dicho a un profesor o algún adulto esto que pasa? ¿Y qué ha sucedido? Estas preguntas, hechas de manera serena y desenfadada pero atenta, pueden traernos luz ante la sospecha. (Glew, Rivara, & Feudtner, 2000).

El bullying puede causar un fuerte impacto con consecuencias muy negativas, pero si la criatura recibe, mejor cuanto antes, apoyo por parte de su entorno y, ayuda profesional, el impacto, es decir, el trauma, puede verse reducido y desaparecer con relativa facilidad. Numerosas investigaciones han puesto de manifiesto que quienes sufren este tipo de intimidación en la infancia, pueden sufrir malestar psicológico, problemas en las relaciones sociales, altos niveles de estrés psicológico, y síntomas de salud física adversos, ya no solo en la infancia , sino también en la vida adulta.

Muchos de los síntomas físicos que se dan en niños (y adultos) que han sufrido acoso  escolar y que no tienen explicación causal desde la medicina están, precisamente, relacionados con el hecho de que son experiencias traumáticas.  Una experiencia traumática no solo deja sus efectos en nuestra mente, sino también en nuestro cuerpo. Mente y cuerpo son parte de un todo indivisible. 

¿Qué puedo hacer si descubro que mi hijo sufre acoso escolar?  Por supuesto habalr ocn el centro escolar por un lado y también buscar ayuda experta es lo más recomendable para que la experiencias no dejen una huella traumática. EMDR es una psicoterapia reconocida como psicoterapia basada en la evidencia.  Además la OMS (Organización Mundial de la Salud), ha aprobado formalmente la terapia EMDR como efectiva para tratar trastornos referente al trauma, como tratamiento de primera elección.

El EMDR es muy eficaz en el ámbito de la psicología infantil, y se adapta para trabajar con la infancia a través del lenguaje que ellos mejor manejan, la creatividad. En EMDR infantil trabajamos con marionetas, cuentos, juegos, y cualquier recurso que estimule la capacidad natural que el cuerpo posee para superar los traumas. Incorporamos también la Terapia del Juego (Play Therapy) como instrumento y abordaje terapéutico. En Límbic Salud somos un equipo de psicólogos especialistas en EMDR y terapia del juego. Hemos ayudado a cientos de personas a mejorar sus vidas. 

Límbic Salud agradece la redacción de este artículo a Rafael Aguilar Jiménez, psicólogo en prácticas del Máster en Terapias de 3ª Generaciñon de la Universidad Internacional de Valencia.

¿Coaching o Terapia?

Entrevista con Silvia Sánchez, sobre ansiedad y emprendimiento. Esta entrevista ha sido realizada por Samuel Juliá para su blog comosuperarlaansiedadya.com

El tema de la entrevista es la figura del autónomo, el emprendedor, el empresario. Una etapa de la vida y al mismo tiempo una aventura en la que la ansiedad puede convertirse en un problema en la vida de muchos y probablemente en alguno de los que me estáis leyendo.

1. En muchas ocasiones hemos oído hablar de la figura del autónomo siempre estresado, con una gran cantidad de trabajo y problemas para pagar las facturas. ¿Cómo hacer frente a este tipo de problemas?

Bueno, lo primero a destacar, y que todo el mundo sabe, pero a menudo lo olvidamos, es que por ir más deprisa, más “atacado” los problemas ni se solucionan antes ni mejor. Probablemente al revés, además del efecto negativo que causamos a nuestra salud en general. 

Una persona que cotiza en la seguridad social en el régimen de autónomos en una persona que se auto-emplea. Es decir, no tiene jefes, no tiene que cumplir con una organización y sus normas. Convendría recordar que esas son algunas de las ventajas de ser autónomo, porque significaría poner la atención en las ventajas, más que en los inconvenientes. En los beneficios más que en las quejas. A mi modo de ver, ser autónomo no es sinónimo de estar estresado. Me apostaría algo que muchos de los autónomos estresados lo estarían también si trabajaran por cuenta ajena, pues el estrés es una variable más personal que circunstancial. Otra cosa son situaciones que, en un momento dado, generan claramente más estrés que otras.

Hay diferentes recursos y técnicas que se pueden aprender para pasar del “no puedo más, no puedo con la presión” a “puedo manejarlo”. Son muchas y muy útiles, pero requieren constancia y ganas.

2. Los empresarios tienen que hacer frente muchas veces a un estilo de vida que parece que no es apto para todo el mundo y conlleva mucha ansiedad. ¿Todo el mundo puede emprender? ¿Se puede emprender cuando se tienen problemas de ansiedad?

La ansiedad, si hablamos de ansiedad en términos clínicos (trastornos de ansiedad) está reñida con casi todo, impide una vida familiar, social y laboral en condiciones.

Una cosa es la ansiedad y otra el estrés o un estado de nerviosismo más o menos constante. La ansiedad es una respuesta al miedo, en cambio el estrés (cuando es demasiado y tiene efectos sobre el rendimiento y la salud) es más bien un desfase en la administración de la energía de la que disponemos. Es sabido que puede traer serios problemas de salud de los que todos hemos oído hablar, entre ellos la ansiedad.

En mi opinión, el emprendimiento, además de creatividad y paciencia, requiere resistencia. Creo que eso responde a tu pregunta.

3. Creo que una de las claves para controlar la ansiedad empieza por aprender a gestionar bien el tiempo. ¿Qué técnicas o consejos nos das para tener sensación de control?

Sentir la necesidad de tener todo bajo control, puede ser un arma de doble filo. Podríamos decir que una cosa es controlar, y otra muy distinta hipercontrolar. Aprender a gestionar el tiempo es clave, pero no sirve de nada si antes no “calmamos nuestras aguas”.

Podemos tener el mejor programa de gestión del tiempo, si no sabemos calmarnos, autorregularnos emocionalmente, tarde o temprano nos sentiremos de nuevo en la rueda del hámster: en el mismo bucle. Porque el tiempo y su gestión no son independientes de nuestra percepción.

4. Hay emprendedores que tienen muchos problemas para delegar tareas, lo quieren hacer todo ellos y tener todo bajo control. Sin embargo, ésta es la causa de que tengan una alta ansiedad, incluso de que su negocio o su vida familiar fracase. ¿Cómo se puede cambiar esa actitud?

Soltar, confiar, formar son las palabras que me vienen. Eso si no surge espontáneamente hay que aprenderlo. Aprender a soltar, aprender a confiar... los psicólogos y los psicólogos especialistas en coaching somos expertos en estas materias.

5. Me he dado cuenta de que hay empresarios y emprendedores que creen que el éxito de su negocio depende de la suerte o el mercado, de todo lo externo, nunca de ellos mismos. En cambio, otros creen que todo depende de ellos mismos y no de lo que no pueden controlar. ¿Cuál es la actitud más adecuada? ¿Cuál es la que genera menos ansiedad?

¡Ay el locus de control! Así es como se llama técnicamente el hecho de atribuir lo que a uno le sucede a algo externo (locus de control externo) o a un mismo (locus de control interno). Esta pregunta creo que todo el mundo puede responderla sin pensar mucho: ni una ni otra.

Examinemos bien nuestras debilidades y nuestras fortalezas, nuestros miedos (conocerse a sí mismo), no seamos ingenuos con el mercado (hay que conocerlo, estudiarlo) y tendremos el locus equilibrado. ¿Fácil? No, pero tampoco imposible.

6. ¿Qué debe hacer el autónomo o emprendedor cuando sufre un ataque de ansiedad por exceso de trabajo, o preocupación por el futuro?

Bueno…. Un ataque de ansiedad es algo más relacionado con el locus interno, quiero decir que el exceso de trabajo, per se, no puede provocar un ataque de ansiedad. Es un tema de atribuciones. Pero lo mejor que puede hacerse ante la ansiedad, venga de donde venga, es tratarla en psicoterapia.

Hay terapias muy efectivas y relativamente rápidas, como EMDR (Eye Movement Desenstitation ans Reprocessing). Limbic Salud es un centro especializado en EMDR y en coaching personal.

La ansiedad clínica no se trata con coaching. De hecho el coaching no es un tratamiento. Otra cosa es necesitar manejar el estrés. Ahí sí podría caber el coaching. Por eso es importante que un coach sea un experto en psicología, una valoración del caso para decidir si conviene coaching o terapia, es algo muy necesario.

7. ¿Cómo puede ayudar el coaching a que un emprendedor consiga sus objetivos empresariales?

Un coach ayuda a la persona a descubrir sus potenciales, sus oportunidades, sus deseos. Es un proceso de acompañamiento que se dirige a establecer un plan o planes de acción para el coachee (en este caso el emprendedor).

8. Uno de los problemas que tienen muchos empresarios es que nunca logran desconectar, son adictos al trabajo. A veces las preocupaciones no les dejan dormir, o estar siempre pendiente de su teléfono móvil, les lleva a estar siempre pendientes de su negocio. ¿Se puede dejar de ser un workaholic?

¿Se puede dejar de comer chocolate? ¿se puede dejar de fumar? Sabemos que sí. Probablemente no se puede dejar de trabajar, pero se puede aprender a trabajar sin ir en contra de uno mismo. 

9. A veces el empresario o autónomo tiene esta creencia de “yo puedo con todo y no necesito ayuda”. Sin embargo, no siempre nuestra manera de pensar nos ayuda a desarrollar las acciones adecuadas para lograr un objetivo. ¿Qué puede hacer nuestro coach para ayudarnos?

Esta pregunta es demasiado amplia para ser contestada aquí. Ese tipo de creencias son difíciles de desterrar. Se pueden cuestionar, pero “no necesito ayuda” es una tendencia de carácter, una forma de funcionar que no siempre es fácil de trabajar desde el coaching. 

10. Por último, háblanos sobre vuestros servicios de coaching. ¿Qué es lo primero que se va a encontrar un emprendedor que necesite vuestra ayuda? ¿Cómo enfocáis a cada cliente?

El coaching está pensado para ayudar a alguien a pasar de una situación X a otra situación Y. El coach se centra en ese cliente, ayudándole a descubrir qué le puede llevar a Y, y sobre todo, a ver si es Y lo que quiere. No puedo concretarte más, nosotros, tanto en coaching como en terapia nos enfocamos única y exclusivamente en el cliente. Tenemos protocolos y técnicas estandarizadas, pero cada cliente es un mundo en sí mismo.