¿Coaching o Terapia?

Entrevista con Silvia Sánchez, sobre ansiedad y emprendimiento. Esta entrevista ha sido realizada por Samuel Juliá para su blog comosuperarlaansiedadya.com

El tema de la entrevista es la figura del autónomo, el emprendedor, el empresario. Una etapa de la vida y al mismo tiempo una aventura en la que la ansiedad puede convertirse en un problema en la vida de muchos y probablemente en alguno de los que me estáis leyendo.

1. En muchas ocasiones hemos oído hablar de la figura del autónomo siempre estresado, con una gran cantidad de trabajo y problemas para pagar las facturas. ¿Cómo hacer frente a este tipo de problemas?

Bueno, lo primero a destacar, y que todo el mundo sabe, pero a menudo lo olvidamos, es que por ir más deprisa, más “atacado” los problemas ni se solucionan antes ni mejor. Probablemente al revés, además del efecto negativo que causamos a nuestra salud en general. 

Una persona que cotiza en la seguridad social en el régimen de autónomos en una persona que se auto-emplea. Es decir, no tiene jefes, no tiene que cumplir con una organización y sus normas. Convendría recordar que esas son algunas de las ventajas de ser autónomo, porque significaría poner la atención en las ventajas, más que en los inconvenientes. En los beneficios más que en las quejas. A mi modo de ver, ser autónomo no es sinónimo de estar estresado. Me apostaría algo que muchos de los autónomos estresados lo estarían también si trabajaran por cuenta ajena, pues el estrés es una variable más personal que circunstancial. Otra cosa son situaciones que, en un momento dado, generan claramente más estrés que otras.

Hay diferentes recursos y técnicas que se pueden aprender para pasar del “no puedo más, no puedo con la presión” a “puedo manejarlo”. Son muchas y muy útiles, pero requieren constancia y ganas.

2. Los empresarios tienen que hacer frente muchas veces a un estilo de vida que parece que no es apto para todo el mundo y conlleva mucha ansiedad. ¿Todo el mundo puede emprender? ¿Se puede emprender cuando se tienen problemas de ansiedad?

La ansiedad, si hablamos de ansiedad en términos clínicos (trastornos de ansiedad) está reñida con casi todo, impide una vida familiar, social y laboral en condiciones.

Una cosa es la ansiedad y otra el estrés o un estado de nerviosismo más o menos constante. La ansiedad es una respuesta al miedo, en cambio el estrés (cuando es demasiado y tiene efectos sobre el rendimiento y la salud) es más bien un desfase en la administración de la energía de la que disponemos. Es sabido que puede traer serios problemas de salud de los que todos hemos oído hablar, entre ellos la ansiedad.

En mi opinión, el emprendimiento, además de creatividad y paciencia, requiere resistencia. Creo que eso responde a tu pregunta.

3. Creo que una de las claves para controlar la ansiedad empieza por aprender a gestionar bien el tiempo. ¿Qué técnicas o consejos nos das para tener sensación de control?

Sentir la necesidad de tener todo bajo control, puede ser un arma de doble filo. Podríamos decir que una cosa es controlar, y otra muy distinta hipercontrolar. Aprender a gestionar el tiempo es clave, pero no sirve de nada si antes no “calmamos nuestras aguas”.

Podemos tener el mejor programa de gestión del tiempo, si no sabemos calmarnos, autorregularnos emocionalmente, tarde o temprano nos sentiremos de nuevo en la rueda del hámster: en el mismo bucle. Porque el tiempo y su gestión no son independientes de nuestra percepción.

4. Hay emprendedores que tienen muchos problemas para delegar tareas, lo quieren hacer todo ellos y tener todo bajo control. Sin embargo, ésta es la causa de que tengan una alta ansiedad, incluso de que su negocio o su vida familiar fracase. ¿Cómo se puede cambiar esa actitud?

Soltar, confiar, formar son las palabras que me vienen. Eso si no surge espontáneamente hay que aprenderlo. Aprender a soltar, aprender a confiar... los psicólogos y los psicólogos especialistas en coaching somos expertos en estas materias.

5. Me he dado cuenta de que hay empresarios y emprendedores que creen que el éxito de su negocio depende de la suerte o el mercado, de todo lo externo, nunca de ellos mismos. En cambio, otros creen que todo depende de ellos mismos y no de lo que no pueden controlar. ¿Cuál es la actitud más adecuada? ¿Cuál es la que genera menos ansiedad?

¡Ay el locus de control! Así es como se llama técnicamente el hecho de atribuir lo que a uno le sucede a algo externo (locus de control externo) o a un mismo (locus de control interno). Esta pregunta creo que todo el mundo puede responderla sin pensar mucho: ni una ni otra.

Examinemos bien nuestras debilidades y nuestras fortalezas, nuestros miedos (conocerse a sí mismo), no seamos ingenuos con el mercado (hay que conocerlo, estudiarlo) y tendremos el locus equilibrado. ¿Fácil? No, pero tampoco imposible.

6. ¿Qué debe hacer el autónomo o emprendedor cuando sufre un ataque de ansiedad por exceso de trabajo, o preocupación por el futuro?

Bueno…. Un ataque de ansiedad es algo más relacionado con el locus interno, quiero decir que el exceso de trabajo, per se, no puede provocar un ataque de ansiedad. Es un tema de atribuciones. Pero lo mejor que puede hacerse ante la ansiedad, venga de donde venga, es tratarla en psicoterapia.

Hay terapias muy efectivas y relativamente rápidas, como EMDR (Eye Movement Desenstitation ans Reprocessing). Limbic Salud es un centro especializado en EMDR y en coaching personal.

La ansiedad clínica no se trata con coaching. De hecho el coaching no es un tratamiento. Otra cosa es necesitar manejar el estrés. Ahí sí podría caber el coaching. Por eso es importante que un coach sea un experto en psicología, una valoración del caso para decidir si conviene coaching o terapia, es algo muy necesario.

7. ¿Cómo puede ayudar el coaching a que un emprendedor consiga sus objetivos empresariales?

Un coach ayuda a la persona a descubrir sus potenciales, sus oportunidades, sus deseos. Es un proceso de acompañamiento que se dirige a establecer un plan o planes de acción para el coachee (en este caso el emprendedor).

8. Uno de los problemas que tienen muchos empresarios es que nunca logran desconectar, son adictos al trabajo. A veces las preocupaciones no les dejan dormir, o estar siempre pendiente de su teléfono móvil, les lleva a estar siempre pendientes de su negocio. ¿Se puede dejar de ser un workaholic?

¿Se puede dejar de comer chocolate? ¿se puede dejar de fumar? Sabemos que sí. Probablemente no se puede dejar de trabajar, pero se puede aprender a trabajar sin ir en contra de uno mismo. 

9. A veces el empresario o autónomo tiene esta creencia de “yo puedo con todo y no necesito ayuda”. Sin embargo, no siempre nuestra manera de pensar nos ayuda a desarrollar las acciones adecuadas para lograr un objetivo. ¿Qué puede hacer nuestro coach para ayudarnos?

Esta pregunta es demasiado amplia para ser contestada aquí. Ese tipo de creencias son difíciles de desterrar. Se pueden cuestionar, pero “no necesito ayuda” es una tendencia de carácter, una forma de funcionar que no siempre es fácil de trabajar desde el coaching. 

10. Por último, háblanos sobre vuestros servicios de coaching. ¿Qué es lo primero que se va a encontrar un emprendedor que necesite vuestra ayuda? ¿Cómo enfocáis a cada cliente?

El coaching está pensado para ayudar a alguien a pasar de una situación X a otra situación Y. El coach se centra en ese cliente, ayudándole a descubrir qué le puede llevar a Y, y sobre todo, a ver si es Y lo que quiere. No puedo concretarte más, nosotros, tanto en coaching como en terapia nos enfocamos única y exclusivamente en el cliente. Tenemos protocolos y técnicas estandarizadas, pero cada cliente es un mundo en sí mismo.