¿Cómo se estructura la memoria traumática?

En nuestro cerebro los recuerdos no están guardados en archivos únicos con una localización exacta. Muy al contrario, los recuerdos se guardan en forma de conexiones neuronales esparcidas por todo el cerebro. Cuando recordamos algo, se activan todas estas conexiones asociadas a este evento en particular.

Los recuerdos se estructuran en diferentes tipos de memoria según su naturaleza

Los recuerdos se estructuran en diferentes tipos de memoria según su naturaleza

La psicología clasifica los recuerdos según su naturaleza y el contenido de los mismos en distintos tipos de memoria. Si alguien te preguntara ahora mismo por el día de tu graduación, lo más normal es que recuerdes la fecha exacta y lo que sucedió ese día (recuerdo de tipo autobiográfico). Si te preguntaran sobre los continentes que existen en nuestro planeta, podrías responder tras una pequeña reflexión, pero es probable que no recuerdes el día que aprendiste esta información (recuerdo de conocimiento sobre el mundo). Sin embargo, si te pidieran que explicaras, paso a paso, cómo conduces tu coche (ejecución de tarea), te sería difícil explicarlo con palabras.

Con estos tres ejemplos, podemos comprobar que la memoria trabaja de diferente manera según la naturaleza de la información almacenada. Los dos primeros ejemplos (recuerdo autobiográfico y de conocimiento del mundo) forman parte de la memoria explícita, donde se almacenan recuerdos de los que somos conscientes y que podemos expresar de forma verbal. El último, el de la conducción, es un ejemplo de memoria implícita, la cual resulta difícil de expresar de forma verbal porque es un recuerdo de tipo inconsciente. Es en la memoria implícita donde, además de guardarse la información sobre la ejecución de tareas, se almacenan los recuerdos traumáticos.

Aunque un momento traumático puede contener recuerdos conscientes, la mayoría de los recuerdos asociados al trauma son inconscientes o implícitos y para acceder a ellos necesitamos algo más que un esfuerzo mental. Si los recuerdos traumáticos son de naturaleza implícita o inconsciente, es importante desarrollar terapias psicológicas coherentes con este tipo de memorias para así poder trabajar estos recuerdos a nivel terapéutico. Por ejemplo, para ayudar a traer un recuerdo traumático e inconsciente a la memoria consciente se pueden utilizar recuerdos inconscientes asociadas al trauma, como una sensación o una emoción específica.

La terapia EMDR nos puede ayudar a sanar los recuerdos traumáticos de forma efectiva, ya que a través de esta terapia accedemos de forma segura a la memoria implícita o inconsciente y la traemos a la consciencia. Esta terapia puede utilizar la memoria sensorial o emocional inconsciente asociadas al trauma para acceder al recuerdo traumático. Cuando conectamos con el recuerdo traumático, podemos reprocesar la información contenida de forma verbal, tanto lo sucedido durante el trauma como las emociones que se generaron. Así, la memoria traumática pasa de ser implícita o inconsciente a ser un recuerdo consciente, siendo este el primer paso para impedir que los traumas del pasado sigan dirigiendo nuestra vida emocional y mental sin que podamos hacer nada para evitarlo.

Agradecemos a Beatriz Ripoll Martínez, psicóloga que realiza en Limbic Salud las prácticas del Máster de Terapias de Tercera Generación de la VIU (Valencian International University).


EMDR es una Terapia Basada en la Evidencia.

Es un honor publicar en nuestro blog la carta que el Dr Miguel Angel Santed ha enviado a nuestra asociación EMDR España al hilo de las listas no oficiales que pretenden advertir del peligro de las pseudoterapias. Sus palabras nos alivian y su currículum y su profesionalidad nos acompañan. ¡Gracias Dr. Santed!

Estimados colegas de la Asociación EMDR:

Permitidme unas notas para salir al paso al respecto de la inclusión de EMDR en algunas listas de pseudoterapias que han aparecido estos últimos días en algunos medios de comunicación y redes sociales. Dichas listas, supuestamente, habrían de servir como instrumento para que el Ministerio de Sanidad, Consumo y Bienestar Social, junto con el Ministerio de Ciencia, Innovación y Universidades impidan, mediante las correspondiente normativas, que en los centros sanitarios públicos y privados se utilicen dichas terapias, así como para impedir la presencia de cursos de distinto tipo en las universidades.

En primer lugar, es preciso aclarar que se trata de listas no oficiales y no publicadas por los ministerios, sino listas que corren por las redes.

En segundo lugar, y por lo que respecta a la presencia de EMDR en alguna de dichas listas, todo podría resumirse en el aforismo “la ignorancia es muy atrevida” (por no suponer mala voluntad). En cualquier caso, creo que es conveniente añadir algunas otras cuestiones para dejar claros algunos aspectos.

El movimiento de Terapias basadas en la evidencia (TBE) surgió en los años 90 en EEUU como un movimiento metodológico (no teórico) que pretendía hacer visible qué intervenciones (médicas, psicológicas, etc.) contaban con respaldo científico frente a otras que no contaban con ese respaldo, bien porque no habían sido investigadas o bien porque, habiendo sido investigadas, no habían mostrado eficacia. Fundamentalmente, tal demostración proviene de ensayos controlados (a ser posible aleatorizados) y estudios de meta-análisis. Como resultado de todo ello, las intervenciones que cuentan con respaldo científico figuran, con distintos niveles de recomendación, en las denominadas “Guías de tratamiento” o “Guías de práctica clínica” que editan las más importantes asociaciones y organismos científico-profesionales y gubernamentales del mundo.

Pues bien, EMDR se honra, desde sus comienzos, de pertenecer a ese movimiento de TBE y los resultados científicos, obtenidos durante décadas de investigación, dejan bien a las claras (a juzgar por los meta-análisis y las Guías de tratamiento) que EMDR es una terapia de elección para el Trastorno de estrés postraumático (TEP).

Es preciso señalar que puesto que muchos de los cuadros psicopatológicos que se definen en las nosologías actuales se asocian, en mayor o menor grado, a trauma psicológico, están proliferando muchos estudios sobre la eficacia de EMDR en muy diversas patologías, además de en TEP. Así pues, en la medida en que el trauma constituya un factor común (transdiagnóstico) a diversas patologías, es de esperar que EMDR se consolidará como terapia eficaz para su abordaje, como parece que ocurrirá a juzgar por los resultados que se están obteniendo hasta el momento.

Así pues, además de que debemos estar absolutamente tranquilos por lo que respecta a nuestros avales científicos, también debemos estar confiados por lo que se refiere a nuestra capacidad de influencia a la hora de mostrar a los Ministerios, de manera preventiva, que llegado el caso, si es que dichas listas llegan a publicarse oficialmente, EMDR no debe figurar en ellas.

En ello estamos trabajando con serenidad, firmeza y confianza en EDMR y en nosotros mismos.

Un cordial saludo,

Prof. Dr. Miguel A. Santed

*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*

El profesor Santed es Licenciado (premio fin de carrera) y Doctor (premio extraordinario de Doctorado) en Psicología. Es Psicólogo Especialista en Psicología Clínica; y Clínico EMDR. Profesor de Psicopatología y Psicología Clínica en la Faculta de Psicología de la UNED y director del Máster de Psicoterapia con EMDR (UNED). Ha sido Decano de la citada Facultad (2010-2018) y Presidente de la Conferencia de Decanos y Decanas de Psicología de las Universidades Españolas (2016-2018). Ha publicado alrededor de 100 artículos científicos, varios libros y capítulos de libros, dirigido una decena de tesis doctorales y participado en varios proyectos de investigación competitivos. Ha pertenecido a distintos comités de honor y comités científicos de varios congresos científico-profesionales, y forma parte de distintos consejos editoriales de revistas científicas. Recientemente, recibió la mención del honor del Colegio Oficial de Psicólogos de Madrid.

Respiración Consciente para la salud

¿Podríamos vivir sin respirar? La respuesta es obvia, no podemos vivir sin respirar. Y siendo así ¿por qué no prestamos más atención a nuestra respiración? Hablamos de calidad de vida en muchos aspectos, pero ¿por qué no empezar por mejorar la calidad de nuestra respiración, ya que en definitiva la respiración es nuestra vida?

Desde la perspectiva del yoga y de la meditación, la respiración se considera primordial en todos los niveles del individuo, de hecho los beneficios de la respiración consciente y controlada actúan a todos los niveles del ser.

Respiración consciente para la salud

Respiración consciente para la salud

A continuación proponemos unos ejercicios de respiración que pueden ayudarnos a calmar la ansiedad, el estrés, el miedo y la preocupación.

EJERCICIO PARA REDUCIR LA FRECUENCIA DE LA RESPIRACIÓN

De manera inconsciente los adultos respiramos una media de entre 16 y 20 veces por minuto. Con los ejercicios que te proponemos a continuación trataremos de reducir esa media de 8 a 4 veces por minuto, incluso podrías llegar a una vez por minuto cuando hayas entrenado más. 

Para comenzar elegimos un lugar tranquilo, donde podamos sentarnos cómodamente. Dejaque tus nuestras manos descansen suavemente sobre tus rodillas, cierra los ojos y centra tu atnción en cómo el aire entra y sale de tus fosas nasales mientras respiras normalmente durante aproximadamente un minuto.

Después toma aire durante 5 segundos, reteniéndolo otros 5 para posteriormente exhalarlo durante 5 segundos más. Realizaesta secuencia durante un minuto.

Con este ejercicio hemos reducido la frecuencia de respiración a 4 veces por minuto, lo que ayuda a calmar la ansiedad, el estrés y el neerviosismo.

Como decíamos, con la práctica, podemos reducir todavía más nuestra frecuencia de respiración hasta llegar a una respiración por minuto. Para ello:

Inhala durante 20 segundos, manten el aire dentro durante 20 segundos y exhala  durante 20 segundos.  Es importante empezar por las frecuencias de respiración más numerosas por minuto para ir reduciéndolas a medida que nos veamos capacitados.

EJERCICIO PARA ESTIMULAR EL SISTEMA INMUNITARIO

Entre otros muchos beneficios, el control de la respiración consciente ayuda a prevenir muchas enfermedades. Veamos a continuación un ejercicio que contribuirá a reforzar nuestro sistema inmunitario.

Siéntate cómodamente en un lugar tranquilo con las manos descansando sobre tus rodillas. Con los ojos entrecerrados inicia una respiración rápida, rítmica y continua, sin pausa entre la inhalación y la exhalación. Realiza este ejercicio de 1 a 3 minutos. Asegúrate de que estás cómodo o cómoda, para que tu cuerpo permanezca relajado. 

Más adelante puedes aumentar el tiempo de respiración hasta 10 minutos. Es importante tener en cuenta que eres tú mismo/a quien marca el ritmo, en tu propio tiempo, y puedes modificarlo a medida que te sientas más relajado/a.

Te animamos a probarlo. Insistimos en que tener conciencia de la respiración es mucho más que notar el aire entrar y salir de nuestro cuerpo. La forma de respirar está conectada a la naturaleza de los pensamientos y las emociones del momento. 

Feliz día.

Este artículo ha sido escrito por Lorena López Rico, Psicóloga General Sanitaria en prácticas (Master de Psicología General Sanitaria de la UIV).