La identidad y los trastornos psicológicos.

La identidad es como un sello único e intransferible. Este sello se forma a partir de las experiencias vividas y del significado que le damos a las mismas. Así, el recuerdo de cada vivencia y su significado conforman cada uno de los ladrillos que construyen la pared de nuestra identidad.

Identidad y psicología

Identidad y psicología

Sin embargo, investigaciones recientes han revelado que los recuerdos que guardamos para crear nuestra identidad no siempre son fidedignos. La realidad es que la mayor parte del tiempo modificamos estos recuerdos para que se ajusten a nuestro sentido del yo, y así evitar posibles conflictos internos. Por ejemplo, seguro que alguna vez te has enfadado con alguien y recuerdas perfectamente lo que te dijo y lo mucho que te gritó, pero si pudieras ver un vídeo de la conversación real, probablemente verías que tu recuerdo y lo que pasó en realidad no coinciden. Quizás fueras tú quien más gritó, pero, ese hecho, si no encajara con la idea que tienes de ti misma/o es probable que no lo recordaras de ese modo.

Según el Dr. Schacter, profesor de la facultad de Psicología de la Universidad de Harvard y autor del libro “Los siete pecados de la memoria”, es normal que nuestros recuerdos se distorsionen para que nuestro sentido de la identidad no se vea comprometido. Sin embargo, algunos de estos “pecados” pueden perjudicarnos más de lo debido si no los corregimos a tiempo. Es el caso de uno de los siete pecados mencionados por el Dr. Schacter, el conocido como el pecado de la atribución errónea. Este error de atribución hace que nos consideremos responsables o culpables de un suceso aunque en realidad no lo seamos. Es probable que, en el recuerdo, tú parezcas el culpable y que sientas de verdad que tuviste la culpa de lo sucedido, aunque ésa no sea la realidad.

En el origen de algunos trastornos psicológicos como la depresión se encuentran estos errores de culpa o atribuciones erróneas, ya que si te sientes excesivamente culpable por algo que no has hecho o que no es tu responsabilidad, acabas limitando tu vida y no disfrutando de ella. Por eso es importante que, una vez detectada la atribución errónea, ésta se corrija. Trabajando de manera terapéutica los recuerdos, se puede corregir la distorsión, y así generar una identidad coherente y más aproximada a la realidad que ayude a potenciar nuestra salud mental.

¿Es coherente tu corazón?

Muchas veces sentimos las emociones en el centro del pecho. Parece como si el corazón pudiera sentir por sí mismo, pero, ¿no era el cerebro el que lo controlaba todo?

Globos+Coraz%C3%B3n.jpg

Desde hace 25 años, el HeartMath Institute ha investigado la relación entre corazón y cerebro, y sus investigaciones verifican nuestras intuiciones: el corazón tiene una especie de cerebro propio, al que los investigadores llaman el cerebro del corazón, compuesto por neuronas que rodean al propio corazón, y está suficientemente formado como para aprender, recordar, tomar decisiones o incluso sentir de manera independiente de la mente.

Se ha observado además que el corazón envía más información al cerebro que a la inversa. Esta información enviada desde las neuronas del corazón determina factores psicológicos como los niveles de atención, la motivación, la sensibilidad perceptiva y el procesamiento emocional, y la calidad de esta información viene determinada por la estabilidad del ritmo cardíaco. Cuando la estabilidad o la variabilidad del ritmo cardíaco es coherente, la información enviada al cerebro desde es corazón hace que los procesos emocionales y mentales o cognitivos se regulen. La coherencia cardíaca se traduce en un equilibrio entre las fases de aceleración y desaceleración cardíaca, de forma que ambos procesos estén equilibrados. Debido a que los procesos de aceleración cardíaca activan el sistema nervioso simpático y que la desaceleración activa el parasimpático, un estado de coherencia cardíaca representaría la activación a partes iguales de estas dos partes del sistema nervioso autónomo. Es decir, representa el equilibrio emocional, la regulación.

A partir de estos resultados, el HeartMath Institute ha desarrollado técnicas que mejoran la coherencia cardíaca y así poder utilizarla para mejorar la salud mental y física. Se han creado dispositivos de biofeedback que nos pueden informar al instante sobre nuestros niveles de coherencia cardíaca, de manera que podamos entrenar para aumentarla. A través de ejercicios como la atención en el corazón, la respiración coherente o las emociones de gratitud y afecto se puede entrenar la coherencia cardíaca, de manera que la puedas utilizar cuando lo necesites.

En Limbic Salud puedes aprender a regular tu coherencia cardíaca tanto para acompañar tu procesos terapéuticos como de manera aislada. Con la práctica continuada y con la ayuda de los dispositivos de biofeedback, podrás entrar en coherencia durante momentos de estrés, antes de dormir o simplemente para mantener el sistema inmunitario y tu salud general en buena forma.

Respiración Consciente para la salud

¿Podríamos vivir sin respirar? La respuesta es obvia, no podemos vivir sin respirar. Y siendo así ¿por qué no prestamos más atención a nuestra respiración? Hablamos de calidad de vida en muchos aspectos, pero ¿por qué no empezar por mejorar la calidad de nuestra respiración, ya que en definitiva la respiración es nuestra vida?

Desde la perspectiva del yoga y de la meditación, la respiración se considera primordial en todos los niveles del individuo, de hecho los beneficios de la respiración consciente y controlada actúan a todos los niveles del ser.

Respiración consciente para la salud

Respiración consciente para la salud

A continuación proponemos unos ejercicios de respiración que pueden ayudarnos a calmar la ansiedad, el estrés, el miedo y la preocupación.

EJERCICIO PARA REDUCIR LA FRECUENCIA DE LA RESPIRACIÓN

De manera inconsciente los adultos respiramos una media de entre 16 y 20 veces por minuto. Con los ejercicios que te proponemos a continuación trataremos de reducir esa media de 8 a 4 veces por minuto, incluso podrías llegar a una vez por minuto cuando hayas entrenado más. 

Para comenzar elegimos un lugar tranquilo, donde podamos sentarnos cómodamente. Dejaque tus nuestras manos descansen suavemente sobre tus rodillas, cierra los ojos y centra tu atnción en cómo el aire entra y sale de tus fosas nasales mientras respiras normalmente durante aproximadamente un minuto.

Después toma aire durante 5 segundos, reteniéndolo otros 5 para posteriormente exhalarlo durante 5 segundos más. Realizaesta secuencia durante un minuto.

Con este ejercicio hemos reducido la frecuencia de respiración a 4 veces por minuto, lo que ayuda a calmar la ansiedad, el estrés y el neerviosismo.

Como decíamos, con la práctica, podemos reducir todavía más nuestra frecuencia de respiración hasta llegar a una respiración por minuto. Para ello:

Inhala durante 20 segundos, manten el aire dentro durante 20 segundos y exhala  durante 20 segundos.  Es importante empezar por las frecuencias de respiración más numerosas por minuto para ir reduciéndolas a medida que nos veamos capacitados.

EJERCICIO PARA ESTIMULAR EL SISTEMA INMUNITARIO

Entre otros muchos beneficios, el control de la respiración consciente ayuda a prevenir muchas enfermedades. Veamos a continuación un ejercicio que contribuirá a reforzar nuestro sistema inmunitario.

Siéntate cómodamente en un lugar tranquilo con las manos descansando sobre tus rodillas. Con los ojos entrecerrados inicia una respiración rápida, rítmica y continua, sin pausa entre la inhalación y la exhalación. Realiza este ejercicio de 1 a 3 minutos. Asegúrate de que estás cómodo o cómoda, para que tu cuerpo permanezca relajado. 

Más adelante puedes aumentar el tiempo de respiración hasta 10 minutos. Es importante tener en cuenta que eres tú mismo/a quien marca el ritmo, en tu propio tiempo, y puedes modificarlo a medida que te sientas más relajado/a.

Te animamos a probarlo. Insistimos en que tener conciencia de la respiración es mucho más que notar el aire entrar y salir de nuestro cuerpo. La forma de respirar está conectada a la naturaleza de los pensamientos y las emociones del momento. 

Feliz día.

Este artículo ha sido escrito por Lorena López Rico, Psicóloga General Sanitaria en prácticas (Master de Psicología General Sanitaria de la UIV).