Meditar es fácil

Meditar es fácil: La meditación es tan antigua como la humanidad, ya que forma parte de su propia esencia. Meditar es más bien una forma de estar en el mundo que un método para estar en calma en el mundo. Todos podemos meditar.

Meditar es un estado para el que estamos biológicamente preparados y nos permite manejar las situaciones de estrés, distanciándonos de las emociones más dolorosas. Otra cosa es que -como en tantos otros asuntos-, la meditación haya quedado separada de lo humano, como si fuera algo ajeno, extraño y externo que hay que aprender.

Ahora las cosas están así, estamos alejados y  desconectados de nuestra naturaleza, por eso para conseguir los beneficios de la meditación solo hay un camino: la práctica diaria.

Hay muchas formas de meditar y hay escuelas de meditación y, si os interesa, seguiremos hablando de ello. Pero ahora quiero mostraros una forma de meditación con la que no hay excusa posible para no practicar. ¿Quién no tiene un minuto al día? 

¡Disfrútalo!