La identidad y los trastornos psicológicos.

La identidad es como un sello único e intransferible. Este sello se forma a partir de las experiencias vividas y del significado que le damos a las mismas. Así, el recuerdo de cada vivencia y su significado conforman cada uno de los ladrillos que construyen la pared de nuestra identidad.

Identidad y psicología

Identidad y psicología

Sin embargo, investigaciones recientes han revelado que los recuerdos que guardamos para crear nuestra identidad no siempre son fidedignos. La realidad es que la mayor parte del tiempo modificamos estos recuerdos para que se ajusten a nuestro sentido del yo, y así evitar posibles conflictos internos. Por ejemplo, seguro que alguna vez te has enfadado con alguien y recuerdas perfectamente lo que te dijo y lo mucho que te gritó, pero si pudieras ver un vídeo de la conversación real, probablemente verías que tu recuerdo y lo que pasó en realidad no coinciden. Quizás fueras tú quien más gritó, pero, ese hecho, si no encajara con la idea que tienes de ti misma/o es probable que no lo recordaras de ese modo.

Según el Dr. Schacter, profesor de la facultad de Psicología de la Universidad de Harvard y autor del libro “Los siete pecados de la memoria”, es normal que nuestros recuerdos se distorsionen para que nuestro sentido de la identidad no se vea comprometido. Sin embargo, algunos de estos “pecados” pueden perjudicarnos más de lo debido si no los corregimos a tiempo. Es el caso de uno de los siete pecados mencionados por el Dr. Schacter, el conocido como el pecado de la atribución errónea. Este error de atribución hace que nos consideremos responsables o culpables de un suceso aunque en realidad no lo seamos. Es probable que, en el recuerdo, tú parezcas el culpable y que sientas de verdad que tuviste la culpa de lo sucedido, aunque ésa no sea la realidad.

En el origen de algunos trastornos psicológicos como la depresión se encuentran estos errores de culpa o atribuciones erróneas, ya que si te sientes excesivamente culpable por algo que no has hecho o que no es tu responsabilidad, acabas limitando tu vida y no disfrutando de ella. Por eso es importante que, una vez detectada la atribución errónea, ésta se corrija. Trabajando de manera terapéutica los recuerdos, se puede corregir la distorsión, y así generar una identidad coherente y más aproximada a la realidad que ayude a potenciar nuestra salud mental.

¿Es coherente tu corazón?

Muchas veces sentimos las emociones en el centro del pecho. Parece como si el corazón pudiera sentir por sí mismo, pero, ¿no era el cerebro el que lo controlaba todo?

Globos+Coraz%C3%B3n.jpg

Desde hace 25 años, el HeartMath Institute ha investigado la relación entre corazón y cerebro, y sus investigaciones verifican nuestras intuiciones: el corazón tiene una especie de cerebro propio, al que los investigadores llaman el cerebro del corazón, compuesto por neuronas que rodean al propio corazón, y está suficientemente formado como para aprender, recordar, tomar decisiones o incluso sentir de manera independiente de la mente.

Se ha observado además que el corazón envía más información al cerebro que a la inversa. Esta información enviada desde las neuronas del corazón determina factores psicológicos como los niveles de atención, la motivación, la sensibilidad perceptiva y el procesamiento emocional, y la calidad de esta información viene determinada por la estabilidad del ritmo cardíaco. Cuando la estabilidad o la variabilidad del ritmo cardíaco es coherente, la información enviada al cerebro desde es corazón hace que los procesos emocionales y mentales o cognitivos se regulen. La coherencia cardíaca se traduce en un equilibrio entre las fases de aceleración y desaceleración cardíaca, de forma que ambos procesos estén equilibrados. Debido a que los procesos de aceleración cardíaca activan el sistema nervioso simpático y que la desaceleración activa el parasimpático, un estado de coherencia cardíaca representaría la activación a partes iguales de estas dos partes del sistema nervioso autónomo. Es decir, representa el equilibrio emocional, la regulación.

A partir de estos resultados, el HeartMath Institute ha desarrollado técnicas que mejoran la coherencia cardíaca y así poder utilizarla para mejorar la salud mental y física. Se han creado dispositivos de biofeedback que nos pueden informar al instante sobre nuestros niveles de coherencia cardíaca, de manera que podamos entrenar para aumentarla. A través de ejercicios como la atención en el corazón, la respiración coherente o las emociones de gratitud y afecto se puede entrenar la coherencia cardíaca, de manera que la puedas utilizar cuando lo necesites.

En Limbic Salud puedes aprender a regular tu coherencia cardíaca tanto para acompañar tu procesos terapéuticos como de manera aislada. Con la práctica continuada y con la ayuda de los dispositivos de biofeedback, podrás entrar en coherencia durante momentos de estrés, antes de dormir o simplemente para mantener el sistema inmunitario y tu salud general en buena forma.

Los principios de Mindful Eating o alimentación consciente

Mindfulness o conciencia plena es prestar atención sin hacer juicios. El estado de mindfulness o de conciencia plena es una habilidad cognitiva superior a la llamada conciencia ordinaria, e implica ser consciente, en cada momento, de las experiencias internas (pensamientos, emociones y sensaciones corporales), así como de los estímulos externos a uno mismo. Este estado de consciencia ayuda a liberarnos de patrones reactivos y habituales, de tendencias de ación en la manera de pensar, de sentir y en el comportamiento. Así que con la práctica de mindfulness se entrena la sabiduría y ayuda a conectarse de manera más profunda (y acaso más amable) con uno mismo y con los demás. 

Este estado de consciencia se puede evocar y practicar para solucionar muchos problemas psicológicos y físicos. Por ejemplo, está demostrada su eficacia en los problemas de alimentación. Con Mindful Eating o alimentación consciente ayuda a cultivar una relación saludable con la alimentación, la comida y la percepción del cuerpo. A continuación describimos los principios de Mindful Eating desarrollados por Jean L. Kristeller, experta en el tema, con quien estuvimos en junio de 2016 en el Congreso Internacional de Mindfulness que tuvo lugar en Zaragoza. 

Alimentación consciente

Alimentación consciente

  • La sabiduría interior implica elegir el alimento que es a la vez agradable para ti y que nutre tu cuerpo.
  • La sabiduría interior del hambre implica diferenciar entre el hambre física y otros factores desencadenantes de la alimentación, como los sentimientos emocionales y las señales sociales o ambientales.
  • La sabiduría interior del sentido del gusto implica tomar conciencia de la satisfacción de cada bocado y de cómo eso cambia en cada bocado.
  • La sabiduría interior de la plenitud implica sintonizar con tu estómago, y en cómo tus sensaciones corporales reflejan la saciedad. También implica notar las muchas otras razones por las que seguimos comiendo: presión social, disponibilidad de la comida, miedo a pasar hambre (entre otros factores no necesariamente conscientes, añadimos). 
  • La sabiduría exterior implica entender y usar información sobre los valores nutricionales y energéticos de los alimentos para satisfacer mejor las necesidades personales de salud y el equilibrio energético.

Cuando alguien que come de manera consciente:

  • Reconoce que no hay una manera correcta o incorrecta de comer, pero que varía la conciencia que rodea la experiencia de los alimentos.
  • Es un individuo que, por elección, dirige su conciencia a todos los aspectos de la comida y la alimentación en una base de momento-a-momento (no como porque es la hora de comer, a pesar de no tener hambre).
  • Es consciente y reflexiona sobre los efectos causados or la alimentación inconsciente.
  • Interioriza maneras de alcanzar las metas de su salud y sintoniza con la experiencia directa de comer y sentirse saludable.
  • Toma conciencia de la interconexión de la tierra, los seres vivos, las prácticas culturales, la salud y el impacto que tiene la elección de alimentos en esos sistemas.