Osteopatía

En Límbic Salud consideramos la osteopatía como parte del arte y la ciencia del movimiento. La osteopatía  tiene como fin devolver el movimiento bloqueado en el cuerpo, y por tanto, amplia su efecto a la mente y a las emociones.  Decimos que es una ciencia porque se basa en el conocimiento objetivo de la anatomía, de la fisiología y  de la fisiopatología del cuerpo humano. Y nos gusta decir que es un arte porque las manos del osteópata saben escuchar y percibir, en el cuerpo, los bloqueo que limitan la salud. Y utiliza las manos para devolver al organismo su máxima capacidad de movimiento, buscando la autorregulación, la vuelta al equilibrio (homeostasis). Así pues, el profesional de la osteopatía está formado en las técnicas que -a través del uso de las manos- actúan sobre la movilidad de todos los sistemas del organismo. 

Como disciplina terapéutica, la osteopatía tiene diferentes enfoques, técnicas y escuelas. En Límbic Salud trabajamos con la osteopatía tradicional y la osteopatía energética.

Osteopatía tradicional

Llamamos  osteopatía tradicional al conjunto de técnicas manuales que utilizamos para devolver a los diferentes sistemas del cuerpo su movilidad. Dentro de la osteopatía tradicional podemos poner el énfasis en tratar el sistema musculo-esquelético (osteopatía estructura), los órganos (osteopatía visceral), o la columna vertebral y el cráneo (terapia craneo-sacral). 

En osteopatía estructural se busca la regulación muscular y esquelética. Devolvemos la movilidad a músculos y tendones al trabajar sobre las tensiones y acortamientos que en ellos se producen, y que afectan a la movilidad de las articulaciones, en particular de la columna vertebral y su relación con el sistema nervioso y la postura global del cuerpo.

En osteopatía visceral cuidamos la buena movilidad de los órganos internos para un funcionamiento fisiológico óptimo de los mismos en su relación con los sistemas nervioso, circulatorio, linfático y postural.

En osteopatía craneal atendemos a la movilidad de los huesos del cráneo y del sacro en relación a la duramadre espinal y  al conjunto de las funciones del cuerpo. La osteopatía craneal (o terapia craneo-sacral)  también tiene su acción en la regulación de los biorritmos del organismo que a su vez, en estado de equilibrio, guardan relación con los ritmos de la naturaleza.

Con la osteopatía tradicional atendemos principalmente las dolencias que provienen de factores externos, como una lesión deportiva, una caída y malos hábitos en la postura, entre otros ejemplos. Situaciones que, en definitiva, perturban a nivel mecánico y fisiológico, y reducen la capacidad de adaptación y de bienestar frente a las exigencias de la vida cotidiana. 

Osteopatía energética

En Limbic Salud trabajamos también desde la osteopatía energética, que se apoya en el nuevo paradigma científico que afecta a la concepción y a la comprensión del universo y de la vida. Un paradigma que, en el ámbito de la salud, recoge enfoques tradicionales y los relaciona con las sorprendentes teorías de la ciencia moderna. La osteopatía energética se nutre de los principios  de  diferentes disciplinas, principios que, como explicación fenomenológica, se complementan: la física cuántica, el papel de la conciencia y su relación con las neurociencias, la medicina y la psicología tradicional china con su énfasis en el aspecto energético, la biodescodificacion y la importancia de los conflictos emocionales y la creencias limitantes de la mente; la dimensión transpersonal y trasngeneracional de la salud, y la búsqueda evolutiva de la individualidad y del desarrollo personal.

En esta vertiente de la osteopatía el trabajo fisológico se realiza sobre la fascia, la estructura del tejido conjuntivo que envuelve y conecta todos los sistemas del cuerpo. A un nivel más sutil, la fascia es el soporte físico de la transmisión de la información con los campos vibracionales cuánticos más amplios de nuestra estructura como, por ejemplo,  los canales energéticos estudiados en la tradicional medicina china (meridianos). 

El objetivo de osteopatía energética es desprogramar las memorias traumáticas que se manifiestan en el cuerpo, independientemente del origen de las mismas (físico, emocional, mental, transpersonal). La osteopatía energética entiende y trabaja el síntoma desde una visión que trasciende el punto de vista anatómico- fisiológico. La osteopatía energética desbloquea en el cuerpo las memorias traumáticas, codificadas en fragmentos de la experiencia o conjunto de experiencias que las han originado, y a menudo desvinculados de las mismas. Decimos en LIMBIC SALUD que unimos cuerpo, mente y emoción, por eso la osteopatía que ofrecemos en LIMBIC SALUD es uno de nuestros abordajes terapéuticos de elección.

Osteopatía energética y Medicina Tradicional China

La osteopatía que practicamos en LIMBIC SALUD integra en su práctica el enfoque, el conocimiento y las técnicas de la medicina tradicional china. A través de las manos, nuestro osteópata percibe el sistema energético y utiliza las técnicas más adecuadas a cada caso, ya sean técnicas manuales o herramientas materiales más tradicionales de la medicina china como la aguja, la ventosa y la moxa entre otros recursos. 

Los cambios del proceso terapéutico de la osteopatía energética no se limitan al cuerpo físico. Este proceso de desbloqueo, siempre personal, invita a la persona a profundizar en su propio conocimiento y, según sus necesidades de cambio, revisar sus valores, sus respuestas emocionales y sus patrones de conducta frente a su entorno.

 

osteopatia-alicante.jpg

Masaje Pressel

En LIMBIC SALUD proponemos también el masaje Pressel. Un masaje de movimientos suaves dirigido a despertar los propios mecanismos curativos del organismo, según el paradigma de la salutogénesis

El término salutogénesis fue creado por el médico y sociólogo Aaron Antonovsky en las últimas décadas del siglo XX. La palabra, proviniente del latín y del griego, significa "origen de la salud", y surge como contraposición al modelo médico basado en la enfermedad, más que en una visión más positiva de la salud, del cómo mantenerse sano.  ¿Existen fuentes de salud en cada individuo? ¿Porqué en las mismas circunstancias una persona puede mantenerse sana y otra no? Estas son algunas de las preguntas que se hacen desde la perspectiva de la salutogénesis. 

El masaje Pressel, a nivel físico mejora la circulación sanguínea y linfática, potencia el sistema inmunitario, equilibra el sistema nervioso, devuelve músculos y fascias su flexibilidad, favorece el buen funcionamiento de los órganos internos (sistema uro-genital, sistema digestivo y sistema cardio-pulmonar). A nivel emocional, el masaje Pressel ayuda a la asimilación, digestión y eliminación de las emociones registradas por el cuerpo, y potencia un estado anímico más positivo y equilibrado. Todo ello ayuda a tener más claridad y más orden en la mente. Y el proceso, en función de cada individuo, conecta a la persona con sus metas y objetivos propios, mientras le proporciona las fuerzas para cumplir sus objetivos

Con el fin de llegar a sus objetivos, el mismo masaje se divide en dos partes polares que van alternando en cada sesión: en una sesión, el masaje se aplica en las piernas, los glúteos y el sacro, con el fin de obtener un efecto catabólico sobre el sistema digestivo, para estimular la eliminación de toxinas y de residuos del metabolismo (el tártaro de Paracelso), que tiene su reflejo en la digestión emocional de las experiencias vividas.  En la siguiente sesión, el masaje se realiza sobre toda la columna y el cuello, buscando un efecto anabolizante en el metabolismo: relajar toda la musculatura,  preparándola para actuar y pensar con claridad. La alternancia de esos dos tendencias en el masaje Pressel proporciona al cuerpo un equilibro dinámico entre sus polaridades, equilibro que se refleja en la salud del corazón, el órgano de cuyo ritmo depende nuestra salud en todos sus niveles, físico, emocional, mental y espiritual.